julio 21, 2005

Decidiendo la dieta que más conviene

¿Cómo empezar una dieta?
Clarísimo.
La única manera que uno entienda que los pantalones no se encogen en el closet es yendo a la playa.
Si después que estás allí, probándote tus prendas -por lo general más pequeñas de lo que muchos en tu casa quisieran para ti, y más grandes de lo que tú quisieras atreverte a usar, descubres que el bolso de la playa tampoco encoge la ropa, estás fregada/o:
este lunes empiezas d i e t a.
Y te toma días entender que los dos kilitos eran seis. Pero mientras más rápido lo asimiles, más rápido abandonas. No, no, no. Es apenas lunes al mediodía.
Y comienza la guerra al hambre. Es cuestión de voluntad. Hay que organizar el menú.
¿Por qué será que la nevera está llena de mermeladas, o es lo único que veo???
Particularmente, comienzo con las alucinaciones de los milagros…
Siempre me han parecido comiquísimas las promociones publicitarias de los tratamientos de adelgazamiento. Me suenan a cuento. Hechas para incautos o desinformados. Pero ahora no les quito ni el ojo ni el oído de encima y me la paso preguntándole a mi inteligentísimo subconsciente si serán buenas las pastillitas esas que venden en el palacio del blumer, como si de farmacias especializadas en tratamientos de adelgazamiento se tratarán. Yo nunca les pongo atención, a no ser que saquen un nuevo milagrito. Eso sí, ahora cuando no pienso en comida, porque acabo de comer pienso en milagros, o en fuerza de voluntad.
Todo lo pensado, alucinado y preguntado se acaba cuando después de haber desahogado en el baño tres litros de orine contenido de toda la tarde sin poder ir al baño por la reunión que te ocupaba, y con el suspiro y la felicidad de la micción cumplida, te subes los pantalones, y tratas de cerrarlos como si estuvieras ejecutando un ejercicio de gimnasia olímpica: Posición-chupada, barriga-pegada-columna, subir, aguantar respiración-salto, mano en cierre, barriga-columna. Nada. Los milagros son para otras cosas, a lo mejor menos superfluos que estos kilillos.
¿Quién será el santo patrón de las dietas? Debe ser mujer. Seguro. No me vengan ahora a aplicar la humillación de tener que pedirle a un hombre –y para colmo santo- que me haga el milagro de perder estos “DOS” kilitos que apenas se me notan. Y esperar que me cumpla.
Acabo de ver entre noticias, “del hermano de Fidel”, (que ya no hijo), y de su alteza vaticana, el verdadero alpargatas del Señor, Rosalio, y de la apropiación de las reservas del Banco Central de Venezuela la noticia más humillante del mundo. Por ahora.
Pónganse en mi lugar: prendo la tele de la cocina y me aparece en una escena en plano medio dándose un besito con chica linda (frustrado por un grito de “coooorte”) un carajito guapete que se acerca al plano de la cámara, como hablando conmigo y me dice algo así más o menos: “Yo trabajo todo el día y no tengo tiempo para hacer dietas” No le voy a contestar porque no me oye. Todo esto lo estoy viendo mientras voy lavando los platos del almuerzo a las seis de la tarde, y pensando el menú de mañana. Con la lavadora lavando ropa blanca porque ella es la única que hace su trabajo sola.
Se da media vuelta y me aparece el pobre Carlos Mata, otrora besedor de chicas de telenovelas, ocupadísimo también, con la peluca más cerca de la nariz que de costumbre, me entiendes, un poco más rodada pa’lante, y se toma él la pepa milagrosa. Y me echa el cuento, que lo mejorcito para no tener la angustia de los kilitos es que me compre mi pepa y ya yo veré los resultados…
Auuuuxiiiliiiooooooo. Saquénme de ahí.
No voy a decir nada más.
Debe haber otro milagro.
Voy a seguir buscando.
¿Qué tal serán las fajas de concreto armado adelgazante milagroso y casi sin notarse?
Chhhaaaameee chaaa (así suena lo que dice llame ya)
Pienso continuar.
Mi inteligentísimo subconsciente me sugiere un chocolatico ahí. Vamos a darle. O algo salado?
Re-wiki

2 Comments:

At 31 julio, 2005, Blogger Topocho said...

Tranquila que la idea de la dieta se te que quita con un Guarapitolaizer (lo ví hace poco en otro informercial) Este comentario fue recontra Wiki ¿Cómo está el hijo de Lindbergh?

 
At 02 agosto, 2005, Blogger Chiquero said...

Muy bueno. Gracias, seguro que también lo consigo en "er palasio del blumer".
Mira si sabes algo del hijo de Lindbergh dile que vuelva a ver el blogg. si le interesan los topochos...
Si yo supiera pingear yo lo habría encontrado.

 

Publicar un comentario

<< Home